lazaro-baezDetenido desde el mes de abril en el penal de Ezeiza, el empresario K Lázaro Báez, investigado por evasión y lavado de dinero volvió a hablar desde la cárcel, y sus declaraciones fueron muy polémicas. Habló de la relación con Cristina Kirchner, entre otras cosas, y disparó: “Me están apretando para que me calle, para que no hable”.

En una nueva entrevista, el empresario K reiteró lo mismo que semanas atrás le dijo a la Justicia por medio de un escrito en el que recusó al juez federal Sebastián Casanello: que el magistrado que lo investiga en el marco de la causa de la ruta del Dinero K había mantenido reuniones con la ex presidenta. “Estoy más que seguro”, afirmó.

El titular de Austral Construcciones aseguró que ese dato no se lo contó nadie. “Yo lo vi. A mí no me lo contó nadie. Mis teléfonos estaban dentro de ese predio. Y de la gente que me acompañaba también”, señaló el empresario investigado.

Al ser consultado sobre la posibilidad de que sus hijos fueran detenidos, respondió: “En realidad me están apretando para que me calle, para que no hable más. Mis hijos no tienen nada que ver”.

A su vez negó la existencia de un pacto de silencio con la ex presidenta. “Yo no tengo pacto con nadie. ¿Yo soy el único testaferro y soy el único que dice ‘hay que investigar la obra pública?’”, se preguntó el empresario, quien se definió como amigo de Néstor Kirchner, y rechazó nuevamente haber sido el testaferro del ex mandatario.